Asociación Nacional de Addison y Otras Enfermedades Endocrinas

Deficiencia de la Hormona del Crecimiento en niños

Aunque al hablar de la hormona del crecimiento, se asocia la palabra con los niños y con su crecimiento, sorprende que se trate de una hormona crucial para mantener una vida saludable y que no se limite sólo a la estatura.

Entre las preocupaciones de una persona afectada por una deficiencia de la hormona del crecimiento se incluyen problemas graves relacionados con la fuerza del corazón, la capacidad pulmonar, la densidad ósea, el funcionamiento del sistema inmunológico, etcétera.

En realidad, la deficiencia de la hormona del crecimiento afecta a todo el organismo del niñ@.  Por lo tanto es muy importante detectar la deficiencia lo antes posible para tratarla y así evitar daños y retrasos permanentes.

¿Dónde se produce la hormona del crecimiento?
 
La hormona del crecimiento es producida por la glándula pituitaria o hipófisis. En ocasiones, también hay otras hormonas deficientes de la glándula pituitaria, lo que se conoce como hipopituitarismo.

Más del 90% de pacientes con deficiencia de la hormona del crecimiento tienen un problema o desorden en la glándula pituitaria, que suele ser causado por un tumor en la glándula, cirugía, radiación, tuberculosis, sarcoidosis o por un golpe en la cabeza (afectando su glándula pituitaria).

Los pacientes con hipopituitarismo y panhipopituitarismo tienen mayores posibilidades de tener una deficiencia de la hormona del crecimiento.

También puede verse afectada la hormona de estimulación del tiroides (TSH) y, con menor frecuencia, la hormona que estimula las glándulas suprarrenales (ACTH).


Síntomas.

Un niño con un déficit de la hormona del crecimiento suele crecer normalmente hasta que tiene 2 o 3 años de edad, que es cuando empieza a dar las primeras señales de un retraso en su crecimiento (aunque algunos niños pueden mostrar esta deficiencia antes o después de esta edad).

Entre los síntomas que pueden manifestarse figuran los siguientes:


• Tasa de crecimiento y desarrollo lentos.
• Estatura baja con respecto a la mayoría de los niños de su misma edad y sexo.
• Si bien con una inteligencia normal y proporciones corporales normales, el aspecto puede ser de un niño más joven para su edad.
• Sobrepeso para su estatura. Acumulación de grasa, especialmente en la cintura.
• Retraso en el desarrollo de los dientes.
• En los niños más mayores, la pubertad puede llegar tarde o no producirse en absoluto.
 Estatura

Aunque todos podemos pesar y medir a nuestros hijos, lo más adecuado es que este seguimiento lo haga su pediatra o médico de familia de forma periódica. En casa es fácil confundirse y preocuparse demasiado. No obstante, si se observa un retraso notable en su crecimiento, es importante consultarlo con el médico lo antes posible.

Complicaciones posibles si no se trata la deficiencia de la hormona del crecimiento.

Entre las complicaciones que podrían producirse si no se trata la deficiencia de la hormona del crecimiento figuran las siguientes:


• Estatura baja.
• Enfermedad cardiovascular prematura.
• Osteoporosis (disminución de densidad y masa ósea).
• Problemas emocionales y mentales.
• Resistencia a la insulina.
• Obesidad y sus complicaciones.

Diagnóstico.

Aunque se sospeche de un problema en el crecimiento, no se suelen hacer las pruebas del déficit de la hormona del crecimiento directamente, sino que antes se suelen descartar otras posibilidades.

El médico comprobará el peso y la altura, dibujando su curva de crecimiento en un gráfico. Después verificará la talla de ambos padres, así como la edad de pubertad de ambos.
Será necesario explicarle su dieta, apetito, si hace ejercicio, si ha padecido enfermedades, si tiene problemas para relacionarse con otros niños, si sufre problemas afectivos en casa, etcétera.

Se comprobará la edad ósea del niño y se llevará a cabo una analítica de sangre para verificar una posible deficiencia de la hormona del tiroides.

Una vez descartadas otras enfermedades y desórdenes, se procede con la prueba de estimulación de la hormona del crecimiento mediante la administración de un medicamento. Hacer una analítica de sangre normal para comprobar el nivel de esta hormona no es de ninguna utilidad para descartar la deficiencia, ya que la producción de la hormona del crecimiento varía a lo largo del día y se encuentra en su nivel más alto justo después de dormir.

Entre las pruebas que pueden realizarse figuran las siguientes:


• Prueba de estimulación de la hormona del crecimiento.
• Radioabsorciometría de doble energía, que también puede medir la edad ósea.
• Radiografía de la mano y de la muñeca para comprobar la edad ósea (por lo general de la mano izquierda).
• Medición de niveles de la hormona del crecimiento y de la proteína de fijación (IGF-1 e IFGBP-3). Esta prueba se hace para comprobar si la causa del problema es la glándula pituitaria.
• Niveles hormonales, mediante analíticas de sangre.
• Radiografía o resonancia magnética de la cabeza (sin y con contraste).

Causas.

La deficiencia de la hormona del crecimiento tiene lugar por una producción disminuida o ausente de la hormona del crecimiento por parte de la glándula pituitaria. Entre las causas posibles se encuentran las hereditarias, congénitas, otras enfermedades y medicación, nutricionales, psicosociales y hormonales.

La mayoría de las veces no se encuentra ninguna causa.

Tratamiento.

El propósito de la terapia es conseguir un nivel físico apropiado de la hormona del crecimiento para corregir todas las anomalías que ocasiona. Debido a que el déficit de la hormona del crecimiento puede causar cansancio y pérdida de fuerza, los niños deben seguir una dieta equilibrada, descansar todo cuanto necesiten y hacer ejercicio con regularidad.

Todas las opciones que hay en el mercado como hormona del crecimiento son biosintéticas e idénticas en estructura a la hormona del crecimiento natural de la persona (aunque no en todos los países). Se ha creado usando una tecnología genética.

Para que sea efectivo el reemplazo de la hormona del crecimiento, deben tratarse también las demás deficiencias hormonales de la pituitaria.

Seguimiento del tratamiento.

Para apreciar los efectos del tratamiento pueden pasar semanas o incluso meses.

Efectos secundarios del tratamiento.

La hormona del crecimiento no tiene efectos secundarios significativos cuando se administra como una terapia hormonal en el caso de una deficiencia o inexistencia de la hormona del crecimiento.

Los niños que padecen hipopituitarismo en ocasiones tienen hipoglucemia de ayuno que mejora con este tratamiento.

A tener en cuenta.

Según un estudio llevado a cabo por especialistas médicos en Italia, se ha concluido que debe evaluarse la hormona del crecimiento en pacientes con celiaquía o intolerancia al gluten que no hayan recuperado su ritmo de crecimiento y desarrollo después de haber iniciado una dieta libre de gluten. En estos casos, tras un periodo de dieta sin gluten, debe considerarse la administración de una terapia con la hormona del crecimiento.

¿Tratamiento en la edad adulta?

Normalmente, la terapia con la hormona del crecimiento se sigue hasta que finaliza la etapa de crecimiento, es decir, cuando el niño ha alcanzado los 16 años o más, o de 14 años las niñas. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que finalizada la etapa de crecimiento, si persiste el déficit de la hormona del crecimiento, continuar el tratamiento durante la vida adulta tiene muchos beneficios.

Las consecuencias de un déficit de la hormona del crecimiento en la edad adulta son muy variadas e incluyen, entre otras, una reducción en la capacidad física, aumento de grasa corporal, disminución de masa muscular y densidad ósea disminuida…

Hoy en día, la disponibilidad de la hormona del crecimiento sintética es muy amplia por lo que no sólo se puede aplicar a los niños con problemas en su crecimiento, sino también a los adultos con este déficit, ya que se ha demostrado su beneficio. Ya existen razones médicas suficientes que sugieren que algunos individuos deben continuar el tratamiento con la hormona del crecimiento durante su edad adulta.

 

 

 


La información facilitada en esta página es un resumen de los contenidos que ofrecemos a través de nuestros boletines y guías informativas para soci@s. Si desea ampliar esta información, por favor, no dude en contactar con nosotros a través de nuestro formulario de contacto. Gracias.

 

Imágen de Stockimages, por cortesía de FreeDigitalPhotos.net

Utilizamos cookies propias y de terceros para mantener la sesión y sus preferencias, personalizar la experiencia de usuario y obtener estadísticas de uso de la web. Al continuar navegando acepta su instalación. Conozca nuestra Política de cookies y cómo cambiar la configuración en este enlace. Leer más