Asociación Nacional de Addison y Otras Enfermedades Endocrinas

Diabetes insípida

La diabetes insipidus no debe confundirse con la diabetes mellitus (diabetes del azúcar). Los síntomas del aumento de orina y de la sed, coinciden en ambas, sin embargo, ambas enfermedades no están relacionadas entre sí. En ocasiones, la diabetes insípida suele denominarse como la diabetes del agua, mientras que a la diabetes mellitus se le dice diabetes del azúcar.

La diabetes insipidus se caracteriza por un aumento anormal en la micción urinaria, la ingesta de líquidos y, en ocasiones, también en la sed. Tiene lugar por una producción insuficiente de la hormona antidiurética (ADH), una hormona que ayuda a que los riñones y el cuerpo conserven la cantidad correcta de agua.

Ocasiona una sed excesiva, así como una producción excesiva de orina muy diluida, por lo que en lugar de ser de color amarillo, es de un color pálido, que se parece al agua y cuya concentración es baja.

Suele causar síntomas tales como una mayor frecuencia de orina, nocturia (consiste en la necesidad de levantarse más de dos veces durante la noche para ir al baño), o enuresis (orina involuntaria durmiendo).

Resumen síntomas:

- Sed excesiva.
- Producción excesiva de orina (posible nocturia y/o enuresis).
- Orina diluida y clara.
- Sequedad en la piel.
- Deshidratación.
- Hipovolemia.
- Hipotensión.
- Astenia por trastorno del sueño.

Los síntomas pueden variar de una persona a otra. Los niños que padecen diabetes insípida también pueden presentar los siguientes síntomas:

- Irritabilidad.
- Mala alimentación.
- Falta de crecimiento.
- Fiebre alta.

Los niveles reducidos de vasopresina asociados con diabetes insípida central pueden ser causados por un daño en el hipotálamo o en la hipófisis. Este daño puede haber sido ocasionado o estar causado por una cirugía, infección, inflamación, traumatismo craneal o tumor. En ocasiones, no se puede averiguar la causa y en muy raras ocasiones es provocada por un defecto genético.

Resumen causas posibles de la diabetes insípida:

- Disfunción del hipotálamo.
- Disfunción de la glándula pituitaria.
- Daño al hipotálamo o a la glándula pituitaria
- Lesión cerebral.
- Tumor.
- Tuberculosis.
- Bloqueo de las arterias que irrigan al cerebro.
- Encefalitis.
- Meningitis.
- Sarcoidosis.
- Herencia genética.

Existen cuatro tipos principales de diabetes insípida. Cada uno tiene una causa distinta y debe ser tratado de forma diferente.

- Neurogénica, también conocido como central, hipotalámica o pituitaria o, causada por una deficiencia de la hormona antidiurética, vasopresina.
- Nefrogénica, también conocida como resistente a la vasopresina, causada por la falta de sensibilidad de los riñones al efecto de la hormona antidiurética, vasopresina.
- Gestagénica, conocida también como gestacional, causada por una deficiencia de la hormona antidiurética, vasopresina, que suele tener lugar durante el embarazo.
- Dipsogénica, una forma de polidipsia primaria, causada por una sed anormal y una ingesta excesiva de agua u otros líquidos.

Tratamiento.

Se debe tratar la causa de la afección subyacente, además, el tratamiento no es el mismo para los distintos tipos de diabetes insípida.

La vasopresina (desmopresina) se puede administrar como un aerosol nasal, tabletas orales o inyecciones subcutáneas. Controla la producción de orina y el equilibrio de líquidos, e impide la deshidratación.

En los casos leves, es posible que sea suficiente con aumentar el consumo de agua. Si el mecanismo de sed no funciona. También se puede requerir la toma de cierta cantidad de agua diaria para garantizar una hidratación apropiada.

Diabetes insípida Neurogénica o central.
El tratamiento es la desmopresina. Un fármaco similar a la vasopresina, la hormona antidiurética que produce el organismo. Puede administrarse por vía oral y por vía intranasal en forma de aerosol.
El tratamiento con este medicamento es útil cuando el origen del problema es la falta de la hormona vasopresina, por un defecto en su fabricación a nivel del hipotálamo y de la hipófisis.

Diabetes insípida Nefrogénica.
Al ser la causa de origen renal, el fármaco más utilizado para su tratamiento es la Hidroclorotiazida sola o en combinación con otros medicamentos como la indometacina y, en ocasiones, la desmopresina.
Su acción consiste en favorecer la sensibilidad de los riñones al efecto de la vasopresina.

Diabetes insípida Gestagénica o Gestacional.
El tratamiento es el mismo que en la diabetes insípida neurogénica, es decir, con desmopresina. Por lo general, se puede suspender varias semanas después del parto.

Diabetes insípida Dipsogénica.
Por el momento no existe tratamiento para este tipo de diabetes insípida, aunque los síntomas más molestos como la nicturia (micciones nocturnas) pueden tratarse con desmopresina antes de acostarse.

Alerta medica.

Todos los pacientes con diabetes insípida deben llevar una identificación (chapa o pulsera) para advertir a los médicos acerca de esta afección en caso de una emergencia y una tarjeta médica en su bolso o monedero.

 



La información facilitada en esta página es un resumen de los contenidos que ofrecemos a través de nuestros boletines y guías informativas para soci@s. Si desea ampliar esta información, por favor, no dude en contactar con nosotros a través de nuestro formulario de contacto. Gracias.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mantener la sesión y sus preferencias, personalizar la experiencia de usuario y obtener estadísticas de uso de la web. Al continuar navegando acepta su instalación. Conozca nuestra Política de cookies y cómo cambiar la configuración en este enlace. Leer más