Asociación Nacional de Addison y Otras Enfermedades Endocrinas

Insuficiencia suprarrenal primaria (diagnóstico)

Cuando los síntomas se están manifestando de forma gradual y no se está produciendo ninguna situación de emergencia, como una crisis suprarrenal, el primer paso del especialista consiste en elaborar un historial médico completo que incluya la exploración física del paciente.

En ocasiones, es suficiente con observar una hiperpigmentación de la piel o de las encías (que pueden llegar a manifestar un color azulado) para hacer sospechar que existe una insuficiencia suprarrenal. Sin embargo, lo más normal es que no haya muchas pistas a primera vista y que el gran abanico de síntomas sea tan confuso, que sea necesario recurrir a otras pruebas.

De una forma o de otra, el historial médico ha de completarse con diferentes pruebas, tanto en sangre, como en orina.

En el caso de que se esté produciendo una crisis suprarrenal, esta situación de emergencia requiere una asistencia médica de inmediato, incluso antes de proceder al diagnóstico.  

Si se detecta una insuficiencia suprarrenal, es importante determinar el tipo de insuficiencia suprarrenal, primaria o secundaria, con objeto de establecer el tratamiento que pueda resultar más eficiente.

Pruebas analíticas – hormonales.


• Niveles de electrolitos principales en sangre (sodio, potasio, cloruro y dióxido de carbono).

Los electrolitos se miden para detectar la severidad del desequilibrio y como seguimiento del tratamiento.


• Cortisol plasmático basal y cortisol en orina (24 horas).

Hay que destacar que estas pruebas no son determinantes para sugerir o descartar la insuficiencia suprarrenal.


• Recogida de una muestra de orina (24 horas) para determinar la excreción de cortisol.
• Aldosterona basal.

Los niveles de aldosterona en sangre o en orina, son medidos para diagnosticar la deficiencia de aldosterona, indicativa de insuficiencia suprarrenal. Si los niveles están bajos, será otro indicio de que el paciente podría tener insuficiencia adrenal primaria (aunque existen excepciones y hay casos de insuficiencia suprarrenal secundaria con deficiencia de aldosterona).

A la vez que se comprueban los valores de aldosterona, se debe verificar la renina.


• Actividad Aldosterona-renina plasmática.

Analizar aldosterona y renina ayuda a identificar si el problema es debido a las adrenales (por una insuficiencia adrenal primaria) o si es debido a la Pituitaria (por una insuficiencia adrenal secundaria).


• ACTH

La hormona adrenocorticotropa o corticotropina (ACTH) es una hormona pituitaria que imparte la señal a las glándulas adrenales para producir cortisol.

Esta prueba se utiliza como prueba basal para evaluar si la pituitaria está o no está produciendo las cantidades adecuadas de ACTH.


• Prueba de estimulación de ACTH.

Esta prueba implica medir el nivel de cortisol en la sangre de un paciente antes y después de una inyección de ACTH sintético. Si las glándulas adrenales funcionan, los niveles de cortisol aumentarán en respuesta a la estimulación con ACTH. Si están dañados, su respuesta al ACTH será mínima.


• Anticuerpos 21-hidroxilasa

En ocasiones, se pide una prueba de anticuerpos 21-hidroxilasa como parte del proceso diagnóstico cuando se sospecha de una insuficiencia suprarrenal de origen autoinmune. Son considerados un buen marcador de la enfermedad de Addison autoinmune, pero no es una prueba muy utilizada en estos momentos.


• Niveles de glucosa.

Los niveles de glucosa pueden estar muy bajos durante una crisis suprarrenal. El nivel de glucosa se puede comprobar para monitorear a un paciente durante una crisis.


• Prueba de hipoglucemia inducida por insulina.

De forma ocasional, el médico podría solicitar esta prueba para detectar la insuficiencia adrenal.

Las pruebas de estimulación de ACTH (en dosis bajas y dosis altas) han suplantado la prueba de hipoglucemia inducida por insulina (excepto en los pacientes de los que se sospecha que han perdido recientemente la capacidad secretora de ACTH).

Esta prueba no se realiza de forma habitual por razones de seguridad.

Otras pruebas.

Rayos-X.

Se pueden utilizar para encontrar una calcificación de la corteza adrenal que podría estar provocada por una infección de tuberculosis.

Tomografía computerizada o Resonancia magnética.

Estas pruebas se utilizan en ocasiones, con objeto de comprobar el tamaño y aspecto de las glándulas adrenales y la pituitaria. Debe hacerse sin y con contraste.

Otras pruebas.


• Anticuerpos adrenales – en el caso de que sea negativo, investigar otras causas, por ejemplo, tuberculosis
• ECG – prolongación de PR y QT
• CXR – neoplasma del pulmón
• AXR – cualquier calcificación adrenal que pueda indicar una infección anterior
• Investigaciones específicas – por ejemplo, escáner de las adrenales
• Podría ser apropiado hacer pruebas de otras hormonas del eje hipotálamo-pituitaria, por ejemplo, TSH, FSH/LH…

Si el paciente está demasiado enfermo y se sospecha de una insuficiencia suprarrenal, se debe iniciar el tratamiento antes de confirmar la enfermedad. En este caso, se administra Dexametasona porque no interfiere en los resultados de las analíticas hormonales.

Mientras tanto, es importante continuar investigando para averiguar la causa de la insuficiencia suprarrenal.

 

 Definición y Causas - Síntomas - Diagnóstico - Crisis Suprarrenal

 

 

 

La información facilitada en esta página es un resumen de los contenidos que ofrecemos a través de nuestros boletines y guías informativas para soci@s. Si desea ampliar esta información, por favor, no dude en contactar con nosotros a través de nuestro formulario de contacto. Gracias.

 

 

 

 

Imágen de hin255 por cortesía de FreeDigitalPhotos.net

Utilizamos cookies propias y de terceros para mantener la sesión y sus preferencias, personalizar la experiencia de usuario y obtener estadísticas de uso de la web. Al continuar navegando acepta su instalación. Conozca nuestra Política de cookies y cómo cambiar la configuración en este enlace. Leer más